Zenith
Electronica basica
Zenith

Zenith

El gigantesco telescopio Zenith

Para seguir hablando del telescopio lunar, es buena idea primero ver como es el telescopio Zenith. El telescopio Zenith es el telescopio líquido más grande que existe actualmente en el planeta. El espejo líquido giratorio tiene unos seis metros de diámetro y pesa unas tres toneladas. El disco que sostiene el mercurio está fabricado con segmentos hexagonales unidos todos juntos para formar una especie de cascarón. Cada pieza tiene un núcleo de espuma de alta densidad cubierta con fibra de vidrio. Para dar al cascarón una forma cóncava, es calentada en un horno de grandes dimensiones. Una pared en el borde del espejo impide que el mercurio se derrame. Una estructura metálica y 20 cojinetes adaptables son lo que sostiene el disco. La estructura a su vez, es sostenida por un rodamiento de aire diseñado especialmente para el telescopio Zenith. Un rodamiento de aire es un tipo especial de rodamiento que usa una fina película de aire presurizado como lubricantes según el eje gira el espejo.

Los rodamientos normales que usan aceites lubricantes son menos efectivos, porque producen vibraciones y rotaciones inestables que pueden degradar la calidad de la imagen. Como una solución que produce cero vibraciones, un rodamiento de aire elimina este problema, lo cual lleva a una rotación perfecta y libre de vibraciones. Un motor de corriente continua pone en marcha este rodamiento, pudiendo hacer girar una carga de hasta diez toneladas a unas 10 revoluciones por minuto. Seis barras de soporte conectar el espejo principal a un anillo en la parte superior del telescopio. El anillo soporta el detector y una lente refractora más pequeña que ayuda a enfocar la imagen. El detector incluye un dispositivo que agrupa protones de luz y las convierte en lo que podemos llamar píxeles.

Estos píxeles que se han mencionado, son transferidos a una pantalla de ordenador y agrupadas para formar una imagen que puede ser manipulada y mejorada para mejorar los detalles de la imagen. El ordenador no está localizado en el observatorio donde está el telescopio, sino en un edificio cercano. El problema que tiene el telescopio Zenith – un problema que comparte con todos los telescopios en tierra – es la localización. Incluso a una gran altitud, la atmósfera sigue siendo una barrera para poder ver correctamente los confines del universo. Si un telescopio líquido pudiera ser puesto en la luna, donde no hay ningún tipo de atmósfera para bloquear energías como los rayos infrarrojos o ultravioleta, los resultados de visionado podrían ser espectaculares.

En la siguiente parte del artículo, veremos como construir un telescopio lunar en la luna supone un buen número de desafíos que hay que superar. Para seguir leyendo, pulsa aquí.

Leer mas artículos relacionados