Electronica basica
Teletransportación cuántica

Teletransportación cuántica

Experimentos con la teletransportación cuántica

Siguiendo con nuestro artículo sobre el teletransporte, veremos algunos experimentos a tener en cuenta dentro de esta ciencia. A final de la década de los noventa, físicos del instituto tecnológica de California junto a dos grupos europeos, convirtieron las ideas que se tenían de esta ciencia (ver artículo anterior) en una realidad al transportar con éxito un fotón, que es una partícula de energía que transporta luz. Estos grupos fueron capaces de leer la estructura atómica de un fotón, enviar la información a lo largo de cable coaxial de un metro y crear una réplica del fotón. Como se había pensado, el fotón original dejó de existir una vez que la réplica había sido hecha.

Al hacer este experimento, estos científicos fueron capaces de dar un rodeo al principio de incertidumbre de Heisenberg, el cual era la principal barrera para la teletransportación de objetos más grandes que un fotón. El principio dice que no puedes simultáneamente saber la localización y la velocidad de una partícula. Si no se puede saber la posición de una partícula, ¿Cómo lo puedes teletransportar? Para poder teletransportar un fotón sin tropezar con la ley de Heisenberg, el grupo de físicos usaron un fenómeno conocido como “entanglement” o enredo. Con este fenómeno, al menos tres fotones se necesitan para realizar una teletransportación cuántica: el primero número 1 es el fotón que debe ser teletransportados, el segundo el fotón teletransportados y el tercero, el que es “enredado” con el fotón número 2.

Si los investigadores trataban de observar demasiado cerca el fotón número 1, entraban en contacto con el y lo cambiaban. Al usar entanglement entre los fotones 1 y 2, los físicos podían extraer algo de información sobre el fotón número 1, y la información conseguida pasaría luego al fotón 2 y finalmente al fotón 3. Cuando los físicos aplicaban la información del fotón 1 al fotón 3, podían crear una réplica exacta del fotón 1. Sin embargo, el fotón 1 dejaba de existir en este procedimiento. Dicho de otra manera más sencilla, en la película “La mosca” se realizaba un teletransporte de una cabina a otra. Cuando Jeff Goldblum realizaba el teletransporte entre cabinas, se hacía un análisis de su estructura atómica y se realizaba el viaje, donde se creaba una réplica de Jeff Goldblum y el original era destruido.

El más reciente experimento con éxito que se ha realizado, ocurrió en el año 2006 en Dinamarca, donde el doctor Eugene Polzik y su equipo teletransportaron información almacenada en un rayo láser dentro de una nube de átomos. Según estos científicos, es un paso adelante en esta ciencia porque era la primera vez que se hacía un teletransporte entre dos objetos diferentes, la luz y la materia. Uno es el transportador de la información y el otro es el medio de almacenamiento. El viaje fue de medio metro.

La teletransportación cuántica es muy prometedora para la computación cuántica. Estos experimentos son importantes para desarrollar redes que puedan distribuir información cuántica. Ya se ha hablado de la idea de un “Internet cuántico”. Se piensa que esta tecnología podría transferir datos entre ordenadores a velocidades que superarían a cualquier de los más potentes ordenadores que tenemos en la actualidad. En la siguiente y última parte de este artículo, hablaremos de lo que en definitiva todos pensamos cuando hablamos de teletransporte, y es la teletransportación con humanos. Lo puedes ver pulsando aquí.

Leer mas artículos relacionados