Electronica basica
Telescopio de espejo<

Telescopio de espejo<

Construir un telescopio de espejo en la luna

Un telescopio de espejo líquido construido en la superficie de la luna es llamado LLMT. No es muy diferente al telescopio Zenith descrito en el artículo anterior, con la diferencia que el líquido elegido tiene que tener las propiedades correctas si tiene que permanecer en estado líquido en el hostil clima de nuestro único satélite. En este caso, el mercurio no funcionará porque tiene un punto de congelación que es más alto que las temperaturas que podemos encontrar en la luna, por lo que solidificará, haciéndolo inviable para que sea el espejo principal. Recientemente, los científicos han descubierto una clase de líquidos que pueden hacer que el telescopio lunar sea una realidad. Son conocidos como fluidos iónicos, y tienen unas propiedades importantes: Son líquidos a temperaturas por debajo de los 136 grados centígrados, están compuestos enteramente de iones, no se evaporan, y por último, son altamente viscosos. De manera más importante, los líquidos iónicos pueden ser recubiertos con materiales que les dan alta reflectividad.

Uno de estos líquidos iónicos muy prometedores es el ECOENG 212, el cual puede ser cubierto de plata, lo que lo hace muy reflectivo. Su reflectividad puede ser mejorada mucho más depositando una película de cromo seguido de la plata. Este material tiene un punto de congelación de casi 100 grados centígrados, por lo que todavía se podría solidificar en las bajas temperaturas de la luna. Sabiendo que hay millones de líquidos iónicos, los científicos se sientes seguros que encontrarán otro candidato con un punto de congelación mucho mejor. También tendrán que encontrar otra manera de dar soporte al espejo primario. El rodamiento usado en el telescopio Zenith, no funcionará en la luna porque no hay aire para alimentar al sistema. Una solución podría ser un súper conductor magnético usado como rodamiento. Este tipo de rodamiento está basado en la misma tecnología usada en el tren Maglev, el cual usa campos magnéticos para levitar el vehículo sobre un rail. En este caso, el campo magnético crea un colchón, que es una zona de fricción cero entre la vía y el tren.

Por supuesto, todos estos materiales tendrán que ser llevados mediante lanzaderas espaciales a la luna y luego ensamblados en la superficie lunar. Incluso teniendo eso en consideración un telescopio de espejo líquido tiene unos cuantos problemas logísticos más que un telescopio convencional hecho de otro material. El espejo, al ser líquido, simplemente será llevado en un recipiente y almacenado hasta el la infraestructura del telescopio esté preparada. Entonces, un astronauta verterá el líquido en el disco para formar el espejo principal. El sistema de cobertura podrá abrirse como un paraguas de forma automática, y la estructura para soportar todo el sistema podrá ser construida y desplegada con la ayuda de robots. Sin embargo, usar robots para construir el telescopio lunar requerirá que el instrumental sea relativamente pequeño.

Llegados a este punto, nos podemos preguntar qué es lo que verá el telescopio lunar. Como se ha dicho anteriormente, un telescopio líquido puesto en la luna instantáneamente tiene una gran ventaja sobre un telescopio en la Tierra: está libre de distorsión atmosférica, lo cual afecta las imágenes que puede recibir del universo. Por alguna razón, también es capaz de detectar más formas de energía electromagnética. La mayoría de los tipos de radiación electromagnética, excepto la luz visible y las ondas de radio, son absorbidos por la atmósfera de la Tierra. En la luna, la cual no tiene ningún tipo de atmósfera, un telescopio estaría expuesto a todo el espectro de la radiación electromagnética.

Un telescopio usando un líquido iónico como espejo primario sería particularmente sensible a la luz visible y a la radiación infrarroja. Esto sería importante para poder observar el universo y sus objetos más lejanos. El tamaño es también un factor importante. En la baja gravedad del entorno lunar, es más fácil construir grandes estructuras. El equipo diseñando el telescopio lunar cree que puede construir una estructura que tenga entre unos 20 a 100 metros de ancho. Un espejo de tales dimensiones sería capaz de observar objetos unas mil veces más lejos que la siguiente generación de telescopios que. Esto significa que los astrónomos podrían usar este instrumento para investigar más profundamente en el espacio que en cualquier otro momento de la historia. Pro primera vez, seremos capaces de detectar las primeras fases del universo justamente después del gran Big Bang, expandiendo nuestro conocimiento de cómo se creo el universo.

Ahora mismo, el telescopio lunar líquido es solo un concepto. El proyecto ha recibido fondos del instituto de conceptos avanzados de la NASA para una estudio sobre como el telescopio lunar podría dar soporte a los astrónomos. Esto es importante porque la luna es el primero objetivo en la visión general de la exploración espacial, que es una iniciativa de cómo salir fuera de la órbita de la Tierra para la búsqueda de la exploración humana y descubrimientos científicos. Si la NASA puede demostrar que poner este tipo de bases lunares es económico y científicamente viable, entonces podría recibir el soporte financiero apropiado. El telescopio lunar está entre los varios proyectos que probarán la fiabilidad de la exploración espacial. En los próximos años posiblemente veremos desplegado este dispositivo que nos mostrará cosas que puede que ni siquiera imaginamos.

Leer mas artículos relacionados