Electronica basica
Partes de una bombilla

Partes de una bombilla

Estructura y partes de una bombilla

Las bombillas tienen una estructura muy simple. En la base, tienen dos contactos metálicos los cuales conectan a los terminales de un circuito eléctrico. Los contactos metálicos están conectados a dos cables rígidos que a su vez están unidos un fino filamento de metal. Este filamento se localiza en el medio de la bombilla, sostenido por una montura de vidrio. Los cables y el filamento están dentro de una cápsula de cristal que está rellena con gas inerte, como puede ser el argón.

Cuando la bombilla es enchufada a una fuente de energía, una corriente eléctrica fluye de un contacto a otro, a través de los cables y el filamento. Una corriente eléctrica en un conductor sólido es el movimiento de electrones libres – electrones que no están fuertemente atados a un átomo – de un área cargado negativamente a un área cargado positivamente.

Según los electrones pasan por el filamento, están constantemente golpeando los átomos que forman el filamento. La energía de tal impacto hace vibrar un átomo, o dicho de otra manera la corriente calienta los átomos. Un conductor fino se calienta con más facilidad que uno más grueso porque es más resistente al movimiento de los electrones. Electrones unidos en los átomos que vibran puede llevar a un nivel temporal de energía alto. Cuando caen de nuevo a sus niveles normales, los electrones liberan la energía extra en la forma de fotones.

Los átomos de metal liberan casi en su totalidad, fotones de luz infrarroja, la cual es invisible al ojo humano. Sin embargo, si son calentados a un nivel suficientemente alto -  a unos 2000 grados centígrados – podrán emitir una buena luz visible.

El filamento en una bombilla está hecho de un material largo e increíblemente fino. En una típica bombilla de de sesenta vatios, el filamento es de unos 2 metros de largo, pero una centésima parte de pulgada de espesor. Esto está formado en una doble bobina. Esto quiere decir que el filamento está enrollado para hacer una bobina, y entonces esta bobina se vuelve a enrollar  para hacer una bobina más grande. El material utilizado normalmente en todas las bombillas de incandescencia es el Tungsteno, el cual es el ideal para los filamentos.

Como hemos visto anteriormente, un metal debe ser calentado a temperaturas extremas antes de que pueda emitir una cantidad de luz visible que sea útil. Muchos metales se derretirán antes de llegar a esas temperaturas tan altas – la vibración romperá la estructura rígida de las uniones entre los átomos, convirtiendo el material en líquido. Las bombillas están fabricadas con filamentos de Tungsteno porque tiene un increíble aguante a estas temperaturas.

En la siguiente sección hablaremos más en profundidad de este importante elemento de la bombilla dando algunos detalles interesantes. Puedes verlo pulsando aquí.

Leer mas artículos relacionados