Electronica basica
Locomotora vapor

Locomotora vapor

Funcionamiento de la locomotora a vapor

Ahora que hemos visto como funciona la energía de vapor, es hora de ver uno de los resultados más populares y conocidos derivados de esta tecnología, y es la locomotora a vapor. Como se ha comentado en los anteriores artículos, los inventores estaban trabajando en coches potenciados por medio de vapor, lo cual ya llevaba ocurriendo cientos de años atrás. Sin embargo, la idea de más éxito en vehículos movidos por vapor posiblemente hay sido la locomotora a vapor. El nombre que hemos mencionado antes sobre la invención de su motor de vapor, Richard Trevithick, fue parte clave en la locomotora a vapor. Es importante recordar que los raíles de trenes ya existían mucho tiempo antes en varias zonas industriales de Inglaterra. Estos raíles de hierro y madera se habían hecho para que los caballos pudieran tirar de una especia de vagonetas con carbón en su interior.

En el año 1804, Trevithick consiguió crear un motor potenciado por vapor capaz de arrastrar diez toneladas de hierro durante un recorrido de unos 12 kilómetros. Cuatro años después, el motor de vapor fue expuesto en un local céntrico de Londres. Otro ingeniero británico llamado George Stephenson  siguió con el trabajo de este inventor dos décadas más tarde. Lo hizo desarrollando motores de vapor altamente eficientes para transportar carbón entre unas minas de carbón en Durham y el puerto industrial de Stockton. También se sugirió que este sistema se podía usar también para transportar pasajeros. Unos años después esto se hizo realidad donde este mismo ingeniero llevó a más de 500 pasajeros en un viaje movido por una locomotora a vapor.

Mientras que el desarrollo de los coches a vapor permaneció como una simple curiosidad científica en los siguientes cien años, la locomotora a vapor creció en popularidad llegando a ser uno de los métodos de transporte más importantes. El motor operaba en un sistema de ruedas rotadas por un pistón movido por vapor. Los ingenieros trabajaron continuamente para mejorar el sistema aumentando la presión del vapor, aplicando diferentes elementos y añadiendo más ruedas. Lo cierto es que el sistema de ferrocarril demostró ser una parte esencial en la revolución industrial, cambiar la manera en que la carga era transportada de un lado a otro, y acortando las distancias entre puntos remotos.

locomotora vaporlocomotora vapor

Las locomotoras a vapor funcionaron en los raíles de todo el mundo hasta que llegaron los motores diesel y la energía eléctrica ya en el siglo veinte. De todos modos, también hay que recordar que estos sistemas de vapor también cambiaron el transporte por mar, al igual que la locomotora a vapor lo hizo en tierra. Las velas y los sistemas de viento fueron reemplazados por sistemas de vapor para impulsar los barcos por el agua. De todos modos, hubo más problemas en esta versión para el mar, ya que costó mucho conseguir los caballos de fuerza suficiente para que fuera un sistema efectivo.

En el siglo 19 se creo un generador eléctrico llamado dínamo. Otros inventores pronto ser pusieron manos a la obra para perfeccionar el método donde un motor a vapor podía crear el movimiento de rotación necesario para producir electricidad. Pronto descubrieron que había un límite en el número de revoluciones por minuto que un pistón movido por vapor podía proveer. Sin embargo, la solución a este problema irónicamente se encontró en una tecnología que se había propuesto en el año 75 antes de Cristo por Hero: la turbina de vapor.

Mientras que la versión original de Hero movía el vapor desde el perímetro del objeto a ser rotado, se propuso en su versión moderna direccionar el vapor directamente en las hojas integradas al perímetro de la rueda. Sin embargo, el acero no era en el momento lo suficientemente duro para aguantar la tensión de una rotación tan rápida. Más tarde y con la llegada de nuevas tecnologías para hacer acero, se consiguió una perfecta mejora en la turbina de vapor. En los tiempos actuales, la turbina de vapor continúa siendo un factor esencial en la energía eléctrica en todo el mundo. Incluso las plantas nucleares usan el calor de una reacción en cadena nuclear para producir el vapor necesario. Se puede decir que un alto porcentaje de la electricidad generada en la mayoría de los países industrializados, lo consiguen con turbinas de vapor.

Leer mas artículos relacionados