Electronica basica

¿Qué es un detector de radiación?

También conocido como detector de partículas, los detectores de radiación son dispositivos que están diseñados para identificar la presencia de algún tipo de radiación en una zona determinada. Aparte de localizar áreas donde se acumula la radiación. La mayoría de estos detectores tienen otras funcionalidades relacionadas con la detección de radiaciones en zonas inmediatas. Esto puede ayudar a minimizar las posibilidades de una exposición en exceso y que pueda afectar a las personas a largo plazo. Hay varios tipos de detectores que se usan hoy en día. Un ejemplo es un contador Geiger.

Un contador Geiger se suele usar para hacer un seguimiento y localizar objetos que están cargados con partículas de alta energía. Los contadores de este tipo pueden ser usados para exploraciones en zonas sospechosas de tener una radiación alta. Sin embargo, muchos aficionados también los usan para encontrar viejas monedas y otros artefactos parecidos. Otro ejemplo de medidor de radiación es el medidor de energía de radiaciones beta, gamma y rayos X. Es más sofisticado que otros tipos de detectores y no solo pueden detectar las radiaciones, sino que puede seguir y documentar los movimientos de las partículas radioactivas.

La habilidad de monitorizar todos esos factores al momento, los cambios que se producen y el movimiento de las partículas, puede ser esencial para hacer ciertas investigaciones. Muchas instalaciones hoy en día usan modelos grandes de estos detectores para asegurar que los niveles de radiación permanecen en niveles aceptables. Centros de investigación como también algunas plantas energéticas trabajan con materiales radioactivos. Por este motivo es importante saber los niveles radioactivos que existen. Si dichos niveles suben demasiado, puede ser necesaria la evacuación y prevenir problemas mayores.

medidor de radiacion medidor de radiacion

Incluso cuando se usa protección como pueden ser ropas especiales contra la radiación, los detectores pueden seguir siendo útiles ya que pueden ayudar a evitar explosiones y otros problemas que podrían empeorar las cosas. En muchos casos, una detección rápida de una fuga radiactiva permite la rápida reparación y solución del problema.

Mientras que los detectores más simples como pueden ser los de tipo Geiger, son bastante económicos, los más comerciales suelen ser grandes y bastante caros. Al igual que mucho equipamiento que existe, hay una necesidad de hacer mantenimientos periódicos y algunos ajustes para que el detector sea lo más preciso posible. Cuando se hacen los mantenimientos correctos, pueden fácilmente durar varios años antes de tener que reemplazarlos.

Leer mas artículos relacionados