Electronica basica
Caja negra de avión

Caja negra de avión

La resistencia de una caja negra de avión

En muchos accidentes de líneas aéreas, los únicos dispositivos que sobreviven son los elementos que hemos mencionado en el artículo anterior, el cual es la unidad de memoria anti choque, también llamada CSMU, que tienen los grabadores de datos y las grabaciones de voces en la cabina de pilotos. Normalmente, el resto del chasis del grabador y los componentes internos se estropean. El CSMU es un largo cilindro que sobresale de la parte plana del grabador. El dispositivo está desarrollado para poder aguantar un calor extremo, golpes violentos y muchísima presión. En los antiguos grabadores de cinta magnética, el CSMU está dentro de una caja rectangular.

Usando tres capas de material, el CSMU, metido dentro de una sólida caja negra, aísla y protege la pila de memoria que almacena la información digitalizada. Hablaremos de sobre la memoria y la parte electrónica más tarde. Los materiales que proveen de una barrera para las pilas de memoria, empezando en la parte más interna y hacia el exterior, son los siguientes componentes:

  • Aluminio – Hay una fina capa de aluminio alrededor de las tarjetas de memoria.

  • Aislante de las altas temperaturas – Una capa de aislante especial de unos 2 centímetros y medio, provee de una gran resistencia a las altas temperaturas. Esto es lo que mantiene las memorias a salvo durante los accidentes donde el fuego es intenso.

  • Una capa de acero inoxidable – El material aislante contra las temperaturas altas es contenida dentro una carcasa de acero inoxidable de medio centímetro de espesor. También se puede utilizar titanio para fortalecer esta importante capa de protección.

Por supuesto, para asegurar la calidad y la supervivencia de las cajas negras, los fabricantes hacen pasar cuidadosos tests a los CSMU. Recuerda que estos dispositivos son posiblemente los únicos elementos que van a dar detalles en profundidad de lo que pasa en el interior del avión. Para probarlos, los ingenieros cargan datos en las memorias internas del CSMU. Existen ciertos protocolos para determinar si los datos se han dañado por impactos, fuegos o la presión. Algunas de las pruebas que se hacen son las siguientes:

  • Impactos de choques – Los técnicos lanzan el CSMU por una torpedera de aire para crear un impacto de unos 3500 Gs (Un G es la fuerza de la gravedad de la tierra, la cual determina los que pesa algo). A los Gs mencionados antes, el CSMU golpea un objetivo de aluminio en forma de panal de miel, a la fuerza de 3500 veces su peso. La fuerza del impacto es igual excede a lo que una caja negra experimenta en un accidente aéreo.

  • Prueba de penetración – Para probar la resistencia a la penetración de la caja negra, se deja caer un peso de unos 220 kilos con una parte fina en la punta en el CSMU desde una altura de unos 3 metros. Se golpea la parte más vulnerable del CSMU para ver si aguanta.

  • Golpes estáticos – Durante 5 minutos, los técnicos aplican una fuerte presión en cada uno de los ángulos de la unidad.

  • Fuego -  Los investigadores ponen la unidad una bola de fuego de propano, cocinando la caja negra con tres quemadores. La unidad se mantiene en el fuego a unos 1100 grados centígrados, por una hora. Se requiere que la caja pueda aguanta al menos una hora.

  • Inmersión en profundidades -  Se pone el CSMU en un tanque presurizado de agua salada a ciertas presiones durante 24 horas. El dispositivo debe después sobrevivir en uno de estos tanques presurizados por un mes. También se expone el CSMU a otros fluidos que puede llevar el avión, donde se incluye el aceite, lubricantes y productos químicos contra incendios.

Durante la prueba de incendios, el cable de la memoria del interfaz que une la memoria al circuito, es quemado. Después de que las unidades se han enfriado, los investigadores la abren y sacan el módulo de memoria. Vuelven a poner las pilas de memoria, instalan otro cable y ponen la unidad a un sistema de lectura para verificar que todos los datos metidos de nuevo están disponibles.

Las cajas negras son vendidas usualmente directamente a los fabricantes de aviones, los cuales las instalan. Las cajas negras se instalan en la cola del avión – poniéndolas en la parte de atrás aumenta las posibilidades de que sobrevivan a un choque. La localización precisa de los grabadores depende de cada avión. Algunas veces se ponen en el techo del avión o en la cola también.

En la siguiente parte del artículo, veremos lo que ocurre con una caja negra después de un accidente. Lo puedes ver pulsando aquí.

Leer mas artículos relacionados