Electronica basica
Básculas digitales

Basculas digitales

¿Cómo funcionan las básculas digitales?

Los dispositivos para pesar cosas son tan simples que muchas veces nos olvidamos del trasfondo que realmente tiene. Las antiguas balanzas y básculas nos han servido a lo largo de la historia para todo tipo de comercio, calculando las cantidades de los productos que se distribuían. Se han utilizado para cosas tan pequeñas como medicamentos y tan grandes como pesar vagones de trenes entre otras cosas. Por supuesto, la versión más casera nos permite saber el peso que tenemos en todo momento, o incluso en farmacias tenemos básculas que nos dicen exactamente lo que pesamos.

Las básculas – o para ser más preciso, balanzas – llevan existiendo desde hace siglos. Han sido unos dispositivos usados por todo tipo de grupos, ya fuera por temas económicos o científicos. Todavía hoy en día se conservan balanzas que datan del antiguo Egipto. Al igual que nosotros, aplicaban este tipo de balanzas en el comercio y otras actividades. Las balanzas pesan un objeto comparándolo con uno o más pesos de referencia, y aun hoy en día se siguen utilizando en laboratorios.

Las básculas usan unos principios algo diferentes y las partes mecánicas también varían en este sentido. Hay que recordar que el peso es simplemente la fuerza que tiene un objeto debido a la gravedad. Algunas básculas utilizan muelles, y lo hacen relacionando la fuerza (el peso del objeto) con la compresión del muelle hecho de un material determinado.

balanzas digitales balanzas digitales

No todas las básculas usan muelles, pero todas ellas usan elementos mecánicos. Por lo tanto, las básculas digitales y mecánicas difieren solo en la forma que tienen en mostrar el peso. En el caso de las básculas electrónicas, hay un convertidor de analógico a digital que traduce los datos que producen la báscula en información digital. Lo cierto es que las básculas digitales no necesitan tantos conocimientos para ser utilizados, y pueden ser más precisas y rápidas para calcular el peso de algo.

De todos modos, la capacidad de estos dispositivos puede variar, especialmente cuando los pesos se miden en toneladas. En los casos de grandes pesos, se siguen utilizando dispositivos mecánicos los cuales se consideran extremadamente precisos. Aun así, las balanzas y básculas se pueden encontrar en todo tipo de tamaños, formas y configuraciones, aunque el componente básico que hace la medida es casi siempre la célula de carga.

Una célula de carga es un tipo de transductor, el cual es un dispositivo que convierte un tipo de energía en otro. Por medio de células de carga, las básculas digitales cambiar la energía mecánicas en un efecto eléctrico. El dispositivo puede leer la compresión o tensión como pequeños cambios de resistencia eléctrica, y esto lo hace gracias a un sensor de presión.

Para explicar como funcionan estos sensores de presión, pensemos de la siguiente forma: La compresión ocurre cuando una fuerza aplicada reduce el volumen de un objeto. También se puede referir a una reducción del tamaño más general. Según esto pasa, al comprimir un material conductor eléctrico cambia su resistencia eléctrica. Se pueden pensar en agua siendo empujada por una tubería: Cuando más larga y estrecha sea la tubería, más difícil será forzar que pase el agua por ella.

Muchos materiales tienen una resistencia diferente cuando se produce esta modificación en su tamaño, una cosa que se conoce como factor de medición (sensor de peso). El factor de medición puede también variar su respuesta a la temperatura. Para capturar la resistencia causada por una compresión del peso, se ponen varios sensores de peso dentro de un circuito eléctrico que puede detectar una resistencia eléctrica al balancearlo contra resistencias conocidas en otra parte del circuito.

Según una célula de carga mide estos cambios de resistencia, transmite una señal a la CPU, la cual la convierte en la entrada para la pantalla del panel, lo cual muestra el resultado en un formato digital.

Leer mas artículos relacionados