Electronica basica
Arma de electroshock

Arma de electroshock

Interior de un arma de electroshock taser

Siguiendo con nuestro artículo sobre las armas taser, veremos que hay en su interior. Las armas de electroshock son realmente simples en su diseño. Son del tamaño de una linterna y suelen funcionar con un pila de 9 de voltios. Esta pequeña batería suministra electricidad consistente de varios componentes eléctricos. La circuitería incluye múltiples transformadores, elementos que elevan el voltaje en el circuito y que reduce el amperaje generado. También incluye un oscilador, que es un componente que hace fluctuar corriente para producir un patrón de pulso eléctrico específico. Esta corriente carga un capacitador. El capacitador genera una carga y la libera a los electrodos, que es la parte final del circuito.

En la mayoría de las armas de electroshock taser que hay hoy en día, hay dos pares de electrodos: unos internos y otros externos. Los electrodos externos, que son los de carga, están separados. Esto hace que la corriente solo fluya si se pone un conductor externo. Si la corriente no puede fluir por lo electrodos, fluye al par interno, que son los electrodos de prueba. Estos electrodos están los suficientemente cerca para que la corriente eléctrica pueda saltar entre ellos. Esta corriente en movimiento ioniza las partículas de aire en el vacío, produciendo una chispa visible y ese sonido característico. Suele ocurrir que ambas combinaciones funcionen como aviso a un atacante, ya que el chispazo y el sonido ya de por si puede intimidar.

Las taser más simples son más populares entre personas ordinarias, ya que son pequeños, fáciles de manejar y legales en ciertos países. Las fuerzas militares y de policía suelen en algunos sitios también usan este tipo de arma de electroshock, aunque el diseño suele ser diferente a estándar. Suelen tener un mayor grado de sofisticación. Una de las diferencias más notables es que los electrodos externos no están fijos en la carcasa de la pistola eléctrica. En lugar de eso, están posicionados al final de unos largos cables conductivos, los cuales van directamente conectados a los circuitos del arma. Apretar el gatillo rompe un cartucho de gas comprimido dentro del dispositivo, lo que hace que el gas provoque presión detrás de los electrodos, lanzándoles al objetivo. Los cables siguen el mismo camino que los electrodos.

Los electrodos tienen incorporados unas pequeñas púas, las cuales se agarrarán a la ropa del atacante. Cuando los electrodos quedan enganchados, la corriente viaja por los cables adentrándose en el cuerpo del objetivo. El efecto es el mismo descrito en el artículo anterior. La ventaja principal de este diseño que se puede usar sin tener que acercarse al atacante a una distancia segura (normalmente hasta unos seis metros). La desventaja es que solo se puede usar una vez, ya que ha que enrollar de nuevo de los cables y recargar el cartucho de gas. Algunos modelos tienen incorporadas las funciones de una pistola  eléctrica fija, por si falla la de los cables.

Como curiosidad, algunas de estas armas de electroshock tienen un sistema de identificación integrada en el dispositivo. Cuando un oficial de policía hace uso del Taser, el dispositivo libera docenas de pequeños papeles tipo etiquetas parecidos al confeti. Esto ayuda a  los investigadores saber qué armas fueron usadas y en qué lugar. Algunos incluso tienen un sistema informatizado que registra la hora de cada uso. De todos modos, los Taser no son el único modo de conducir corriente a largas distancias. Hay algunos modelos nuevos que ya no usan cables para realizar su función.

Una de las nuevas pistolas eléctricas trabaja con líquido. Estos dispositivos funcionan de la misma manera que las convencionales excepto que usan un flujo de líquido para conducir sustituyendo a los cables extendibles. El dispositivo tiene integrado un recipiente de líquido altamente conductivo, que suele ser una mezcla de agua, sal y otros elementos. Cuando se activa, la corriente eléctrica viaja por la pistola a través del flujo hasta el atacante. La distancia de acción es mucho mayor y se puede usar varias veces seguidas. Suelen ser más incómodas que las convencionales porque el cartucho del líquido va ajustada a un lado.

Leer mas artículos relacionados